Tipos de puertas automáticas y usos de cada una de ellas

Eric Biescas
Eric Biescas

Las puertas son elementos funcionales y decorativos que se usan para delimitar todo tipo de espacios, además de comunicarlos entre sí. No son ninguna novedad, pues estos productos nos acompañan desde hace cientos de años en las casas y todo tipo de construcciones. 

Gracias a su antigüedad, hemos tenido la oportunidad de evolucionar considerablemente en sus técnicas de apertura, materiales y opciones de seguridad. En la actualidad, podrás encontrar una gran cantidad de modelos para todos los gustos o necesidades: siguen siendo fundamentales en nuestras vidas. 

Uno de los modelos más interesantes es la versión automática, ya que aporta comodidad y proporciona diseños completamente contemporáneos. Pero, ¿sabías que también existen diferentes tipos de puertas automáticas? Sigue leyendo y conoce todas tus posibilidades a lo largo de este artículo.

¿Qué son las puertas automáticas de cristal y cómo funcionan?

Las puertas automáticas de cristal son modelos que están fundamentados en este elegante material y funcionan gracias a un sistema de motor que permite abrir o cerrar sin necesidad de empujar manualmente. Puede ser mediante un control remoto o un sensor que se active al percibir que una persona se acerca.

Son habituales en los centros públicos, las instituciones o las tiendas, ya que facilitan la entrada y salida de los usuarios, además de resultar muy sofisticadas desde el punto de vista estético. Para adquirirlas e instalarlas se puede acudir a un establecimiento especializado como www.metalblinds.es en el que encontrarás una gran variedad de ellas y en diferentes tipos.

Si apuestas por la versión de cristal, debes saber que podrás decantarte por los siguientes tipos de puertas automáticas:

  • Las puertas correderas. Se abren al instante y son útiles para el uso peatonal, cuando hay mucho tránsito de personas.
  • Las vías de evacuación o correderas RD. Se emplean como salidas de emergencia y están pensadas para la evacuación rápida.
  • Las puertas telescópicas. Son muy amplias y están recomendadas para los espacios que requieren estas dimensiones, por ejemplo, los concesionarios de coches. 
  • Las puertas telescópicas RD. Están diseñadas para las zonas en las que hay muy poco espacio para las hojas de las puertas. 
  • Las puertas batientes interiores. Se emplean en negocios como las tiendas, los restaurantes o las clínicas.
  • Las puertas herméticas. Ideadas para los entornos en los que es necesario salvaguardar la higiene o el aislamiento acústico.
  • Las puertas giratorias. Las hay tanto manuales como automáticas y son propias de grandes comercios o aeropuertos.
  • Las puertas curvas. Están entre las más elegantes y son especialmente útiles para los lugares que requieren de un aislamiento para mantener la climatización.

Principales tipos de puertas automáticas

Las puertas automáticas tienen cantidad de usos y formatos, ya que son soluciones cómodas en multitud de circunstancias diferentes. De hecho, apostar por estos modelos va a aportar una gran cantidad de beneficios, siendo estos los principales:

  • Comodidad a la hora de acceder o salir de los espacios.
  • Practicidad en entornos laborales o espacios grandes, como los garajes.
  • Mantienen la higiene porque se despojan del contacto físico constante.
  • Proporcionan mayor seguridad cuando se integran en fincas o garajes.
  • Suelen ahorrar espacio por sus diferentes sistemas de apertura.
  • Se adaptan a diferentes características de las construcciones.
  • Son resistentes y aguantan bien las erosiones climáticas externas, pues suelen usarse de cara al exterior.

Para que puedas escoger la más apropiada en cada caso sin cierto criterio, aquí te exponemos los tipos de puertas automáticas principales.

Las puertas automáticas de cristal

Las puertas automáticas de cristal son las que hemos mencionado previamente y, dentro de esta categoría, encontrarás cantidad de versiones. Son las que se suelen emplear para los negocios, para los espacios interiores o el contacto con los peatones. Esta es su mayor cualidad, ya que los otros tipos se emplean a menudo en garajes o muros que están al aire libre.

Las puertas basculantes

Son puertas que funcionan mediante contrapesos y son las más comunes en los garajes de los hogares. Tienen un par de hojas que son articuladas y se abren de manera vertical, dejando espacio para que pase el vehículo. El motor es responsable de que este mecanismo funcione y lo hace con la ayuda de los contrapesos.

Las puertas seccionales

Estas puertas se encuentran divididas por secciones, por tanto, puede funcionar tanto de forma lateral como de manera horizontal. Van a seguir una serie de guías previamente instaladas alrededor del hueco de la puerta para deslizarse correctamente. A mitad del camino, se va a curvar generando en la puerta un giro de unos 90 grados. Es otro tipo de puerta automáticas que verás comúnmente en garajes y también en almacenes.

Las puertas enrollables

Estas puertas tienen la cualidad de plegarse completamente, por lo que se van enrollando en la parte superior del marco poco a poco hasta quedar formando una especia de tubo. Lo más característico de estos modelos es que ocupan muy poco espacio y que son realmente útiles para aquellos lugares que no disponen de sitio en sus laterales. El funcionamiento recuerda al de las persianas de las ventajas.

Las puertas batientes

Las puertas batientes van a girar en su totalidad a lo largo de un ángulo de 90 grados. Así quedan fijas a lo largo de la pared y permiten el paso a través del hueco resultante. Las bisagras son las que van a producir el movimiento en este caso. Estas puertas y la mayoría de las que son automáticas disponen de controles remotos, interruptores o sensores automáticos para iniciar su mecanismo.